El cetro de Ottokar
CONTENIDO

Una cartera que Tintín encuentra en un parque es el origen de una historia que nos llevará hasta el conflicto entre dos países balcánicos que Hergé bautiza como Syldavia y Borduria. El dueño de aquella cartera es un silógrafo que investiga un sello y que desea viajar hasta Syldavia para profundizar en sus estudios. Tintín le acompañara y vivirá el robo del valioso cetro de Ottokar custodiado en el castillo de Koprow sin el cual, según la tradición, el rey syldavo, Muskar XII, no podrá seguir gobernando y deberá abdicar. Junto con los Hernández y Fernandez comenzará una investigación tras la que descubrirá un complot bordurio cuyo gobierno intenta anexionarse a su vecina Syldavia.
EDICIONES

Editorial Casterman, 1938 en francés
Editorial Casterman, 1947 (coloreado), 1965 (redibujado)
Editorial Juventud.
Primera edición: 1958, con lomo de tela amarillo
Traducción del francés: Concepción Zembrera
ISBN: 978- 84-261-0275-1    62 páginas
Encuadernado en cartoné   Formato: 23 x 30 cm



ejemplo de rollover
HISTORIA

Con "El cetro de Ottokar" Hergé vuelve a inspirarse en hechos reales para escribir una historia entretenida, ingeniosa y repleta de matices, con unos escenarios de película de Sisí: palacios reales, vestidos fastuosos, alabarderos impertérritos y un cetro. También destaca el bellísimo escenario de los balcanes, con sus verdes praderas y agrestes montañas por las que siempre hay algún río caudaloso.
Según parece, la historia está basada en el Anschluss (unión) que pretendían los nacionalsocialistas alemanes respecto de Austria. Claro que Hergé sitúa su narración en los Balcanes, pero si parece haber ciertas similitudes. En el propio álbum, el malo se llama Musstler, una especie de acrónimo entre Mussolini y Hitler.

El Anschluss fue el prólogo de la invasión de Polonia y de los Sudetes que dieron origen a la II Guerra Mundial. Las potencias occidentales practicaban una política pacifista que dejó a HItler las manos libres para actuar a su antojo en Europa central.


Pasar el ratón para ver la contraportada

En 1934, en su afán de tomar el poder, los nazis alemanes y austriacos lanzaron una fallida revuelta y asesinaron al canciller austriaco Dollfuss en el edificio del gobierno en Viena- El golpe de estado falló porque el ejército austriaco no se unió a la rebelión al tiempo que los seguidores austrofascistas de Dollfuss lograron aislar y reducir a las bandas de nazis austriacos armados que intentaron organizarse. Además, Mussolini -que apoyaba el régimen fascista de Dollfuss- envío tropas a la frontera y Hitler prefirió, en esta ocasión, no comenzar un conflicto entre naciones con ideologías similares.

El canciller austríaco Kurt Schuschnigg
El nuevo canciller Kurt Schuschnigg insistió en proseguir el sistema político de Dollfuss, manteniendo una dictadura nacionalista y pro fascista, e impidiendo toda opción política que propugnase la anexión a Alemania, para lo cual contó con el apoyo tácito de políticos socialistas y católicos, que juzgaron al austrofascismo como un mal mucho menor que el nazismo alemán. No obstante, los nazis austriacos habían empezado a organizarse más cuidadosamente para una posible rebelión futura, y eligieron como táctica el terrorismo contra autoridades gubernamentales y contra conocidos militantes antinazis; otras actividades comunes eran el sabotaje y la destrucción deliberada. Entre agosto de 1934 y marzo 1938 los atentados de nazis austriacos mataron a 800 personas.

La situación interna de Austria amenezaba con una una guerra civil entre el gobierno y los nazis austriacos, que recibían financiamiento y armas del propio Tercer Reich, y que habían logrado captar una gran cantidad de simpatizantes entre la juventud austriaca que sufría del desempleo debido a la Gran Depresión de 1929 que aún afectaba a Austria.  En una reunión con el canciller austríaco, Hitler amenazó a Schuschnigg con "transformar a Austria en una segunda España" si no se satisfacían sus demandas. La respuesta vino después por parte del canciller austríaco en forma de referendum entre sus compatriotas en 1938 con el que se determinaría si optaban por la independencia o la unión con Alemania. Hitler entró en furia y ordenó a las tropas de la Wehrmacht proceder con la invasión de Austria a las 22.00 del 11 de marzo de 1938.


TINTÍN DESDE MI INFANCIA
VOLVER AL INDICE