CONTENIDO

Con cada nuevo álbum, Hergé se supera, aunque, efecivamente, en los dos últimos, Vuelo 704 para Sídney y Los Pícaros (descontado el Arte Alfa, que no llegó a concluir) el argumento es débil y deplorable, volviendo a la inocencia, sencillez y -por qué no decirlo- estupidez de los primeros. Con Tintín en el Tíbet disfrutamos no solo del paisaje de la cordillera del Himalaya, sino de la sencillez del pueblo nepalés (que no nepalí) y de sus tradiciones. Tintín presagia la muerte de su viejo amigo Tchang (ver El Loto azul) durante unas vacaciones en un acogedor hotel de montaña en compañía de Haddock. La noticia del accidente de un avión en Nepal refuerza esa sensación y con la oposición de Haddock viaja hasta Katmandú para buscar entre los restos del avión estrellado a su buen amigo chino. Los preparativos para la marcha, la selección de los sherpas y el camino hacia una de las cumbres del Himalaya es de un realismo total. Una vez entre la nieve aparece el Yeti que asusta a los sherpas que huyen despavoridos. Tras llegar al lugar del siniestro, contemplan los restos del avión donde no queda ni un solo rastro de vida. Tras aquel fracaso, el jefe sherpa Tharkey  convence a Tintín y los tres regresan a Kartmandú. Cuando están a punto de regresar, una bufanda en lo alto de una montaña divisada con unos prismáticos, hace recapacitar a Tintín que decide seguir la pista. Haddock, que en un principio quiere regresar con Tharkey, se arrepiente de abandonar a su amigo y le sigue. Un traspiés del Capitán le hace perder el equilibrio precipitándose por el risco. La cordada que le une a Tintín le salva momentáneamente la vida. Pero el peso del Capitán, suspendido en el vacío, es demasiado grande para las fuerzas de su joven amigo quien lo sujeta como puede; Haddock entonces, para salvar al menos su vida, a punto está de cortar la cuerda que le une a Tintín cuando milagrosamente aparece el jefe de los sherpas quien salva a nuestros amigos de una muerte segura. Tras emprender de nuevo la búsqueda, un alud divisado por unos monjes, los arrastra montaña abajo. Una alucinación de uno de los monjes y la insistencia de Milú que logra escapar del corrimiento de nieve y llegar al monasterio, alertan a la comunidad budista que decide empreder al rescate. Recuperados de sus fuerzas con el cuidado de los monjes, Tintín y Haddock emprenden la búsqueda del joven chino. Al llegar a la cueva del Yeti, encuentran enfermo y desvalido al joven Chang. Cuando están a punto de salir del escondrijo, el Yeti, un mono enorme con cabeza en forma de balón de rugbi, les sorprende. En ese momento de terror llega el Capitán que estaba vigilando la entrada. El enorme gorila al intentar atrapar a Haddock dispara causalmente su cámara de fotos y el flash provoca en el animal tal espanto que huye dejando a salvo a los tres amigos.
ejemplo de rollover
Tintín en el Tíbet
EDICIONES

Editorial Casterman, 1960 en francés, en color
Editorial Juventud.
Primera edición: 1962, con lomo de tela verde
Sin ISBN en sus cuatro primeras ediciones (falta por confirmar la quinta edición)
ISBN 13: 978-84-261-0382-6 (978-84-261-1403-7, rustica)
ISBN 10: 84-261-0382-0 (84-261-1403-2, rustica)
Encuadernado en cartoné   Formato: 23 x 30 cm



Pasar el ratón para ver la contraportada

Teníamos el propósito de encontrarnos con algún miembro de la guerrilla maoista que también pululaban por aquellas tierras de Namche Bazaar.  Así que emprendimos vuelo desde Katmandú hasta Lukla. En esta ciudad, situada a 2.860 metros de altura, contratamos unos porteadores que nos llevaron el material a Namche. La marcha sería de dos días, caminando una media de 6-7 horas diarias. Subimos 500 de altura hasta alcanzar los 3.400 metros en que está Namche, y ya el primer día acabamos agotados. El vídeo es un breve resumen de aquellos dos maravillosos días.
HISTORIA

"Tintín en el Tíbet" es para mí una historia muy querida porque habla del espíritu aventurero por excelencia.  Haddock y Tintín caminan con sus mochilas por las sendas del Himalaya, duermen en sus estrechas tiendas de campaña, preparan la comida con infiernillos y culminan el éxito tras el esfuerzo. Cierto que algo parecido se cuenta en el álbum "El Templo del Sol", pero por alguna razón inexplicable yo prefiero aquél.  Y no es porque hace algunos años viajé a aquel país para realizar un reportaje para En Portada, sino porque, como digo, recoge estupendamente el espítu del buen aventurero.

No obstante, no dejo de pensar en aquel viaje con mis compañeros de Televisión Española (uno de ellos, el pobre Jesús Menéndez desaparecido en plena juventud) alguna de cuyas escenas voy a poner aquí abajo.


TINTÍN DESDE MI INFANCIA
VOLVER AL INDICE